04 junio 2015

¡RÉPLICA A LA MORBOSA Y DELICTIVA INSENSATEZ DE LA OBSTINACIÓN DEMONÍACA QUE ESTILAN LOS IRREDENTOS ROBALUCES!

Al avanzar triunfal la Obra de Dios Vivo entre los Hombres de Buena Voluntad, se espantan desesperadamente los engendros del averno que se hallan dominando a los dormidos terrícolas, a quienes mantienen sojuzgados mediante hábiles fascinaciones y asquerosas golosinas, reaccionando de modo brutal y maligno contra la Luz que emana mi Ser generosamente para favorecer con auténtica liberación a la sufrida humanidad terrestre.



La verdadera Gnosis que infunde su Tea Revolucionaria para el despertar de los serios aspirantes hacia la íntima Kristificación, es diáfana y no puede ni debe ser oculta o prohibida, pudiendo ser abiertamente estudiada, practicada y encarnada por los valerosos Arhats que deciden tomar acción efectiva e inmediata, antes que perderse en el marasmo de la simple especulación teorizante, la cual conduce inevitablemente a la ignorancia petulante y al fanatismo dogmático.
Así que ahora me toca contrarrestar con hidalguía y verdad, las falacias que se han propuesto propalar quienes, siendo endemoniados irredentos, anclados a siglas devaluadas e imágenes descarriadas, no pueden vivir un sólo instante en paz, pues su misión es expandir con obstinación criminal el odio, la disensión, la incertidumbre, la maldad y los vicios.

Y digo con Fe y Amor, Autoridad y Energía Krística, para aclarar dichos entuertos embusteros de los demonios, lo siguiente:

Jamás me he considerado Patriarca, como astuta y perversamente se propala en un desquiciado libelo infamatorio, orquestado diabólicamente por profesionales de la camorra criminal, la vileza artera, el enfrentamiento destructor y el engaño truculento, como resulta de la obra infernal  que propalan los discípulos de Satán, fieles seguidores del iracundo demonio Robalúz, otrora conocido como maestro, para luego desfigurarse como atorrante, vengativo e impío arconte del inflexible Karma, embarcados en una infeliz pugna de poderes al interior de la devaluación doctrinaria que postulan rabiosamente los fracasados tenebrosos, perdiendo la mejor opción de regenerarse con los bálsamos misericordiosos que ejercita vivamente la Doctrina de Kristo Real, hermanando lo humano con lo Divino.

Entre la sarta de falacias delictivas e inmorales que publican al amparo del cobarde anonimato,  intentan enlodar y destruir la obra de la genuina Gnosis, cuando sin el menor respaldo de veracidad, al menos en lo tocante concretamente contra mi persona, se exponen descabelladas imprecisiones que refuto categóricamente así:

Nunca me he nominado Patriarca ni sucesor de Samael Aun Weor;

El haber sido consagrado sacerdote en el Sumun Supremun Santuario de la Sierra Nevada en Santa Martha por un reconocido Maestro de la Sagrada Gnosis en 1971, no quiere decir que haya sido discípulo directo del mismo, ni antes, ni en ese entonces, ni después.

Haber acompañado por breve tiempo a un determinado Ser, por invitación fraterna y sin sometimiento alguno entre partes, no significa que haya sido seguidor del mismo o que luego lo haya “traicionado”, “separándome” por presunto interés económico.

Al ingresar al estudio y práctica de la Sagrada Enseñanza hace ya casi medio siglo, contaba con regulares recursos materiales, suficientes para vivir tranquilo y en paz consciente, fruto de mi esfuerzo y capacidad desplegados a lo largo de ardua labor existencial, bienes que paulatinamente fueron mermando a medida de mi avance espiritual, contrarrestando con total honestidad los embustes  de supuestos ficticios fraudes, estafas, farsa o explotación, ya que no cobro absolutamente nada por dar generosa y caritativamente cuanto en Verdad efectivamente sé, y por lo cual tampoco tengo expectativas de recompensa  pecuniaria alguna.

Todos mis actos, como auténtico Kristificado o Kristo Viviente, son de amorosa bendición para quienes aprovechan el Bien Celestial que predico y practico, por lo cual, jamás sale de mi boca o se anida en mis pensamientos puros, ninguna clase de maldición contra nada ni nadie.

No voy a hacer apología por persona alguna en especial, pero considero que así como contra mi naturaleza humana se han desatado irresponsables como perniciosos embustes, es de suponerse que al menos la mayoría de cuanto afanosamente se propala en acción netamente destructiva y agnóstica, sea mera dañina especulación movida por celos que de modo alguno podrían llamarse auténticamente religiosos.
A. Z. F. EL TAWA MANÚ .:. DAVID SERRATE PÉREZ, RESTAURADOR DEL EVANGELIO DE KRISTO VIVIENTE E INICIADOR DE LA IGLESIA UNIVERSAL DEL AMOR.