13 junio 2011

LA MISERICORDIA Y EL PERDÓN TRASCIENDEN LA RIGUROSIDAD DE LAS LEYES KARMÁTICAS


POR EL VENERABLE MAESTRO ARKAOM ZANONI PHIDLUZ EL TAWA MANU.

Bienvenidos a este Foro: REVOLUCIÓN Y DESPERTAR CONSCIENCIAL, que imparte y comparte la Sagrada Doctrina Gnóstica Esenia de la Sagrada IGEOM.

Como indica su rótulo, este Foro tiene la finalidad de revolucionar la psiquis humana de quien esté apto y busque el Despertar Consciencial

Nos alegra y honra que puedan participar entre Nos cuantos quieran departir y compartir, si el caso cabe, los Sagrados Misterios del Ultra, hoy y aquí disponibles por la Misericordia Divina.

De modo que la Paz auténtica sea en cada uno de Vosotros, y si bien el ego es la causa de la belicosidad, las divisiones y los odios que conducen a la guerra, deberemos reconocer como suprema urgencia la total definición por la Luz para alcanzar la auténtica Paz, que sólo puede portar de modo real un Renacido o Resurrecto.

¿Preguntas? ¿Inquietudes? ¿Comentarios? ¿Aportes? Adelante, les cedo la palabra

Participante Andrés, dice: "Me encuentro en la búsqueda de superar la falsa realidad. Me alegra contar con ustedes. Nuestra naturaleza divinal se manifiesta, pero es largo el camino para contrarrestar el karma".

Cualquier fantasía o falsedad, desde ya, no es Realidad, pues lo Real es auténtico y convive en la Naturaleza íntima de cada Uno de Nos.

Con el Karma no hay que luchar; lo que se debe hacer y urge lograrlo, es trascender su influencia nefasta, que siendo originalmente inconmovible, debido a los ayeres negativos con nuestro mal proceder y la ausencia de bien que pudimos ejecutar oportunamente, felizmente es posible apelar a su contra parte, que es la benigna Ley del Dharma.

Cabe aclarar algo importante: el Karma no es bueno, ni malo; simplemente es justo, es la exacta medida de cuanto nos merecemos, esto es "Ojo por ojo y diente por diente", la inexcusable Ley del Talión, que da a cada cual en justicia, lo que le corresponde y pertenece.

El Karma es la Fiscalía de la Justicia Cósmica que de oficio castiga el mal ejecutado o el bien omitido

Reitero entonces que no puede haber Karma bueno o malo, ¡SIMPLEMENTE ES JUSTICIA VENDADA! Su ultra misión, como lo diría  el Derecho Romano es dar a cada cual lo suyo, "SUM QUIC", pero es claro que la Misericordia Divina sobrepasa los límites de ese temible rigor y perdona, haciendo trascender el justo castigo cuando se ha hecho méritos para lograr algo que, siendo injusto e inmerecido, sin embargo se nos otorga como premio a la sentida contrición, y esa es la noble función del Dharma: permitirnos negociar con buenas obras las deudas pasadas.

Participante Andrés: "¿Dharma son sólo buenas obras y deseos o algo más?"

Ni más ni menos que a los reos en el derecho positivo, que no teniendo recursos para resarcir los daños económicos inferidos a terceros, se les permite ejecutar obras de limpieza en las calles o menesteres parecidos.

El Dharma no tiene nada que ver con los deseos; el deseo es ego, y cuanto más se desea hay mayor egoistización.

El Dharma nos permite reparar los males inferidos, mediante buenas obras que se puedan realizar y que comienza por el gran cambio que debe empezar en UNO mismo.

¿Entendido?

Hay que saber que la Justicia Cósmica está compuesta por dos platos diferentes de una sola balanza, y cuando logramos sobrepasar siquiera con un mínimo de Dharma el Karma que llevamos como ruda carga, ocurre lo que Jesucristo prometió a quienes tuvieran Fe como un grano de mostaza: QUE PODRÍAN MOVER MONTAÑAS, sólo que no hay que irse a la simple interpretación literal de lo dicho, si no saber extraer la metáfora contenida entre líneas, pues las montañas que debemos levantar o mover SON LAS DE NUESTRA PROPIA INICIACIÓN hasta llegar a culminar con la Plena Auto Realización.

Pareciera una total contradicción, empero deberemos optar por definir las cosas tal como se deben, para poder interpretar adecuadamente la Misericordia Divina, que tiene sus dos brazos operativos en el justo Karma que castiga ciega e inexorablemente, y en el injusto Dharma, que premia y bendice a quien, no obstante merecer castigo, se arrepiente oportunamente, pudiendo así atenuar con penas leves, sus groseras faltas.

Jesucristo fue crucificado injustamente, pagando las culpas karmáticas cometidas por la humanidad pecadora, creando así la persuasión ante las Supremas leyes del Ultra, con las cuales actuó el Dharma, trascendiendo con la Ley Superior de la Misericordia y el Perdón las leyes inferiores del castigo debido.


AMOR Y SABIDURÍA SEAN ENTRE TODOS VOSOTROS


A.Z.F., V.M.K. EL TAWA MANÚ, en la materia: David Serrate Pérez 

David Serrate Pérez